en fr
en fr
Menu
Todas nuestras noticias
04/05/2021

La verificación de la identidad se digitaliza

vérification d'identité

La revolución digital, acelerada por la crisis sanitaria, así como por las últimas directivas sobre la lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo, han aumentado la necesidad de servicios fiables en el ámbito de la verificación de la identidad en línea. Estos servicios se están convirtiendo en el mundo digital en lo que eran los documentos de identidad físicos.

Vivimos un periodo de profunda transformación. Cada día, la economía digital está provocando cambios en muchos ámbitos. Por ejemplo, las Fintech han revolucionado los pagos y, en general, las interacciones bancarias en los últimos años. Con la llegada de la era móvil, han hecho posible nuevos usos más fáciles y menos restrictivos para los usuarios, como los bancos 100% digitales, los servicios de pago por móvil, las transferencias de dinero, la agregación de cuentas bancarias, etc.

La identificación no es una excepción a esta ola de innovación, pero aún más, debe ofrecer servicios que respondan a estos nuevos retos del mundo remoto. Hasta ahora, la verificación de la identidad de los clientes finales se hacía principalmente de forma física, comprobando los documentos de identidad emitidos por los organismos gubernamentales. Pero la digitalización de la economía, reforzada por el contexto pandémico, ha provocado una explosión de nuevos usos. Las soluciones de identificación a distancia ya no son simplemente un lujo, sino que se han convertido en una necesidad absoluta para que las empresas lleven a cabo su transformación. Por ello, han tenido que transformarse radicalmente para responder a las nuevas expectativas.

 

Una profunda evolución

 

En sus inicios, los servicios de verificación de la identidad consistían principalmente en analizar la fotocopia de un documento mediante un control automático para garantizar su autenticidad. Inicialmente manuales, estos servicios se han ido automatizando progresivamente mediante la introducción de nuevos controles. Así, la verificación de un documento de identidad basada únicamente en la ZMR se ha complementado con la verificación de los elementos de seguridad mediante luz visible y con información de referencia cruzada. Esto ha permitido verificar la integridad de los datos legibles de un documento y su autenticidad. Pero el uso de estos servicios se hizo en su mayoría en un segundo paso, tras la validación física por parte de un empleado.

Con el nacimiento de los nuevos usos digitales, el proceso de identificación se llevó a los servicios 100% online. Al principio, lo adoptaron sobre todo los principales actores, para distinguirse. Es bueno tenerlo, pero no es imprescindible…

El refuerzo de las obligaciones de los agentes regulados, como los bancos, en materia de lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo ha hecho que este tipo de servicio sea obligatorio en el marco de una relación a distancia.

Además de la verificación del documento de identidad, se ha comprobado la identidad del portador mediante tecnologías de detección del carácter vivo de la persona y de reconocimiento facial biométrico.

Pero, ¿cómo podemos estar tranquilos sobre la solidez y el rendimiento de estos servicios en comparación con el contacto cara a cara en una sucursal?

 

Un mercado regulado

 

La lucha contra el blanqueo de capitales y la financiación del terrorismo (AML/CFT) ha contribuido en gran medida a la evolución de la verificación de la identidad. La Cuarta Directiva, al obligar a las organizaciones que realizan transferencias de fondos -las entidades financieras, en particular- a comprobar dos documentos que acrediten la identidad de una persona, provocó una explosión del número de solicitudes presentadas a las empresas especializadas.

La Quinta Directiva ha acentuado este aspecto al exigir a estas organizaciones, como parte de las medidas de vigilancia del Código de Mercados Financieros, la obtención de la certificación PVID (Servicio de Verificación de Identidad a Distancia). Esta certificación, la primera de este tipo en el mundo, ha sido desarrollada por la ANSSI (Agencia Nacional Francesa de Seguridad de los Sistemas de Información) y se concederá a las organizaciones que puedan demostrar la eficacia de sus servicios tanto en términos de solidez como de rendimiento. El objetivo es certificar los servicios que ofrecen una garantía equivalente a una reunión presencial.

Es un paso adelante para este mercado, pero también habrá que ofrecer nuevas familias de controles como parte de estos servicios. En particular, los controles de los documentos de identidad tendrán que realizarse en vídeo para verificar los elementos de seguridad que no son visibles en una captura estática (DIV, hologramas, etc.). Por lo tanto, también en este caso la normativa hace avanzar a los servicios de verificación de la identidad en su constante mejora para luchar contra el fraude.

Evidentemente, cuanto mayor sea la amenaza del blanqueo de capitales y del terrorismo, más directivas se emitirán para regular las transferencias de dinero y la verificación de la identidad, y más eficaces tendrán que ser los servicios asociados. Así es como los ciudadanos podrán vivir en un mundo más seguro.

 

Proveedores de verificación de identidad : ¿los nuevos policías de Internet?

 

La Sexta Directiva, que entró en vigor para los Estados miembros el 3 de diciembre de 2020 y debe ser aplicada por las entidades financieras antes del 3 de junio de 2021, prevé ir más allá en la penalización del fraude de identidad.

Hoy en día, cuando las agencias KYC rastrean documentos falsos (en el proceso de certificación PVID) hasta las instituciones solicitantes, simplemente se produce un «bloqueo» del servicio al defraudador. Mañana, con esta nueva directiva, estos últimos podrían ser procesados y enfrentarse a hasta dos años de prisión. Se trata de una medida especialmente disuasoria, que tendrá el efecto de convertir a las futuras organizaciones de PVID en el «superpolicía» de Internet.

¿Qué es lo siguiente? En los próximos años se producirá un profundo cambio: la transición de la verificación de identidad por parte de cada proveedor de servicios a una verificación de identidad «única», igual para todos los proveedores de servicios. Una verdadera identidad digital…

 

Por Bertrand Bouteloup, Director General Adjunto de ARIADNEXT.

¡Síganos!
contact